Anticoncepción durante la lactancia

30 de Septiembre del 2022

Evitar los embarazos durante los primeros meses de la crianza mejora la salud de los futuros bebés. 

La Organización Mundial de la Salud recomienda un intervalo mínimo de dos años entre los embarazos. Hay estudios que han comprobado que esperar menos de 18 meses entre los nacimientos, se asocia con mayor frecuencia de parto prematuro, bajo peso al nacer, fetos pequeños para su edad gestacional y complicaciones pediátricas.

La lactancia inhibe la ovulación…, o no.

La producción de leche está favorecida por la hormona prolactina. Se produce en la hipófisis, una glándula en el cerebro. En el mismo lugar donde se producen otras hormonas: la FSH (Hormona Foliculo Estimulante) y LH (Hormona Luteinizante), responsables de iniciar el ciclo menstrual y la ovulación. Actúan como un balancín: cuando una sube, las otras bajan. Por este motivo, la ovulación en las mujeres que dan pecho es más tarde que en las que no lo dan. 

Si la lactancia es artificial, la ovulación suele ser a las tres o cuatro semanas tras el parto. Esta se puede retrasar, en las mujeres que lactan, hasta las diez semanas postparto. 

El problema es que no hay un aviso de la ovulación. La mujer se puede quedar embarazada desde esa primera ovulación. Incluso antes de tener la primera regla. 

Métodos anticonceptivos durante la lactancia

Es importante conocer las opciones, para poder decidir el mejor para cada mujer. Sigue habiendo muchos mitos y falsas creencias.
Repasamos los métodos reversibles, porque si a la mujer se le ha realizado una ligadura de trompas durante una cesárea, o en el postparto inmediato, ya no necesitaría usar otro método anticonceptivo. 

Lactancia materna exclusiva (LME)

Cuando se alimenta al bebé con lactancia materna de manera exclusiva, hasta los seis meses de vida, y sigue haciendo tomas por la noche, el fracaso de la anticoncepción es menor del 2% (Consenso de Bellagio de 1988). Es importante recordar que se han de cumplir todas las premisas y que la madre debe seguir sin tener la regla.

Siempre se puede añadir otro método, como el preservativo, para mejorar la eficacia. 

Métodos de barrera

Tanto los preservativos masculinos como femeninos, se pueden usar desde las primeras relaciones. No tienen efectos secundarios, pero deben usarse de forma correcta.

El diafragma también sería útil, pero no debe usarse sin haber tenido una exploración ginecológica para asegurar la talla después del parto. 

Métodos de larga duración, reversibles

Estos métodos son los más eficaces para evitar el embarazo. En el puerperio se suelen ofrecer a aquellas mujeres que no desean más embarazos, o a las que desean la máxima seguridad anticonceptiva. 

Funcionan espesando el moco del cuello del útero. Así, los espermatozoides no pueden subir hacia el útero, y se evita la fecundación. No son métodos abortivos, y respetan la ovulación.

No afectan a la lactancia ni al desarrollo de los bebés.

Tienen una ventaja adicional: su eficacia no depende de la usuaria. Por eso son tan útiles durante la crianza, porque no les afectan los olvidos. 
El problema es que necesitan de un profesional sanitario para insertarlos.

Aunque son duraderos, se pueden retirar antes del plazo si se desea embarazo.

DIU hormonal o SIU:

Un pequeño dispositivo, en forma de T, que se coloca en el interior del útero. Lleva un cilindro delgado con Levonorgestrel (una hormona de la familia de la progesterona) rodeando el vástago. 

Se puede insertar incluso postparto, aunque se recomienda hacerlo seis semanas postparto para disminuir la posibilidad de expulsarlo. Dura entre 5 y 6 años. 

Diu cobre

En estos casos los dispositivos contienen cobre, la liberación del metal es la que produce el efecto anticonceptivo. No contiene hormonas. Las recomendaciones para la inserción son las mismas que las de los SIUs. Duran 5 años.

Implante

Es una varilla de plástico flexible, de unos cuatro centímetros, que contiene etonogestrel (una hormona de la familia de la progesterona). Se inserta bajo la piel, en la cara interna del brazo,  y dura de 3 años. No se nota a simple vista.

Métodos hormonales

Píldora solo gestágenos, llamada minipíldora.
Son anticonceptivos orales, necesitan toma diaria.
Se puede usar desde el principio del puerperio.
Es compatible con la lactancia al no influir en la producción de leche, ni en el bebé y no aumentan el riesgo de trombosis venosa o pulmonar.

Píldora combinada

En su composición hay estrógenos, además de gestágenos.
No se recomiendan en el puerperio inmediato por el riesgo aumentado, en esa fase, de tromboembolismo. 
Se pueden usar a partir de los seis meses postparto. Son seguras para el bebé porque la cantidad de hormonas que contiene la leche es despreciable.
También necesitan toma diaria.

Parche y anillo vaginal

Son anticonceptivos combinados, pero la ventaja es evitar la toma diaria.
El parche se pega en la piel, uno a la semana, durante tres semanas consecutivas. Hay una cuarta semana en la que no hay parche puesto.
El anillo se inserta en la vagina, está puesto durante 22 días. Durante seis días no hay anillo puesto.
Son los mejores para mujeres que quieran un método hormonal y que tengan olvidos. Durante la crianza son más frecuentes. 

Contracepción de emergencia o del día después 

Son recomendables si falla el método habitual, no se recomiendan como método anticonceptivo. Hay dos píldoras a la venta.

Píldora con levonogestrel

Se puede usar durante la lactancia. Recordar que su efectividad es máxima en las primeras 48-72 horas.

Píldora de acetato de ulipristal

No hay estudios de seguridad en lactantes. Si se toma, habría que extraer y desechar la leche durante 7 días. El bebé se alimentará con leche artificial, durante ese tiempo.

Métodos naturales

Son aquellos basados en el control del ciclo, la temperatura basal, detección de la ovulación y aplicaciones móviles de tipo calendario.
Si tenemos en cuenta que no hay regularidad de ciclo durante la lactancia, no son métodos eficaces. Deberían asociarse a otro si se desea evitar el embarazo. 

Disponemos de una gran cantidad de opciones, es importante un buen consejo contraceptivo en el puerperio, basado en los deseos de embarazo de la mujer, y adaptado a sus necesidades médicas. Criar es una tarea muy importante que debe poderse planificar.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies