Como mejorar los síntomas de la menopausia

La menopausia no es una enfermedad sino una etapa más de la vida de una mujer. Sin embargo, existen diferentes alternativas para paliar sus molestias y evitar complicaciones derivadas de este cambio hormonal, como la osteoporosis.

Tratamientos para mitigar los efectos de la menopausia en las mujeres

A día de hoy, existen distintas posibilidades de tratamiento, según cada síntoma: desde un tratamiento hormonal (Terapia Hormonal Sustitutoria), la Fitoterapia y la Homeopatía hasta la acupuntura, la reflexoterapia y magnetoterapia, entre otros.

Tratamientos hormonales o Terapia Hormonal Sustitutiva (THS)

Consiste en la administración de estrógenos, con o sin gestágenos, y progesterona para suplir el déficit de hormonas causado por la menopausia.

El objetivo de esta terapia es aliviar sofocos, sudoración, insomnio…, y prevenir y tratar la atrofia de vulva y vagina, las alteraciones en el aparato urinario, la pérdida de masa ósea, enfermedades cardiovasculares y mejorar la elasticidad de la piel y los síntomas psíquicos.

A pesar de ser un tratamiento muy eficaz, debido a los efectos adversos y contraindicaciones de la THS, cada vez más mujeres buscan alternativas más naturales, como por ejemplo la fitoterapia.

Tratamientos no hormonales

El tratamiento no hormonal más ampliamente utilizado es la fitoterapia frente a reflexoterapia y magnetoterapia, por ejemplo.

Dentro de la fitoterapia, se encuentran entre otros los complementos alimenticios a base de fitoestrógenos o la cimicifuga.

  • Fitoestrógenos: compuestos naturales de origen vegetal de estructura parecida a los estrógenos, útiles para compensar el desequilibrio hormonal de la menopausia. Destacan por su eficacia las isoflavonas de soja presentes en las alubias y brotes de soja. Es difícil conseguir una concentración elevada de fitoestrógenos a través de la alimentación , por lo que se suelen utilizar los complementos alimenticios a base de estos compuestos ya que aportan dosis mucho más altas.
  • Cimicífuga: planta herbácea alternativa a los fitoestrógenos, que de forma tradicional se ha utilizado para ayudar a reducir los sofocos, la irritabilidad o el insomnio de la menopausia gracias a su composición rica en los glucósidos triterpénicos.

Nuevos hábitos de vida saludables

De forma complementaria al tratamiento ginecólogico es muy recomendable incorporar nuevos hábitos saludables, que ayudarán a mejorar la calidad de vida.

  • Mejorar la incontinencia urinaria: los ejercicios de Kegel ayudan a fortalecer la musculatura del suelo pélvico y evitar escapes de orina involuntarios.
  • Prevenir la obesidad, la diabetes y problemas cardiovasculares a través de una alimentación sana y equilibrada, rica en alimentos con calcio, vitamina D y soja.
  • Practicar ejercicio físico moderado cada día. Se recomienda realizar de 30 a 45 minutos de actividad física moderada, adaptada a tus condiciones físicas. Algunas propuestas: yoga, tai-chi, meditación...
  • Dejar los malos hábitos como el tabaco, reducir los niveles de colesterol, la glucosa en la sangre, y la tensión arterial.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies